Por el Valle del Aburrá. Medellín

5,407
twitter twitter EmailCopiar Enlace
Por el Valle del Aburrá. Medellín
Enero 03 de 2010 - Héctor Ocampo. Travel Blogger

Promediaba el segundo día de viaje y viendo la ocasión, decidimos iniciar nuestro recorrido por la capital antioqueña. Nuestra primera parada El Parque Biblioteca España, claro está, luego del ascenso en Metro Cable hacia San Cristóbal.

Salimos entonces de la estación del Metro de Bello hacia Acevedo, punto de partida del transporte cableado del nororiente de Medellín y que actualmente llega a cercanías de la Biblioteca España, pero que próximamente irá casi al filo de la montaña.

Una vez a bordo del habitáculo, se puede sentir en algunas personas el miedo a abordarlo, pero muchos de ellos prefieren cinco minutos de susto y no ascender en bus, por las empinadas y angostas calles de San Cristóbal.

Por fin llegamos al centro lúdico-educativo y pudimos apreciar el gran servicio que ofrece a la comunidad del sector, pues ofrece no solo información a estudiantes, sino diversión a los menores y asesorías varias a toda la población en general. Tomamos entonces algunas fotos y apreciamos desde su balcón mirador, una hermosa panorámica de la ciudad.

Partimos de allí rumbo al Planetario Jesús Emilio Ramírez frente a la Estación Universidad, donde además recorrimos el Parque de los Deseos, lugar este en el que los niños son felices, pues les es permitido bañarse en chorros de agua al aire libre.

Ingresamos al Planetario por la módica suma de $3.000 (1,5 dólares) y además del espectáculo de estrellas y planetas, pudimos dar un recorrido por las diferentes etapas de la vida terrestre, encontrándonos además con algunos especímenes como el Kronosaurius Boyacensis, en algo más de 45 minutos.

Al finalizar la tarde y por recomendación de los medellinenses, decidimos abordar un taxi con dirección al Cerro Nutibara, más exactamente al Pueblito Paisa. El traslado tuvo un costo cercano a los $10.000 (5 dólares), pero el hermoso atardecer, la espectacular vista de la capital de la montaña y un delicioso claro de mazamorra justificaron el viaje.