video0

Caminos Reales y senderos tendrán Vigías

2,010
twitter twitter EmailCopiar Enlace
Caminos Reales y senderos tendrán Vigías
Publicado en Mayo 04 de 2009

El municipio de Iza en Boyacá es uno de esos lugares en donde los patrimonios natural y cultural conviven en perfecta armonía. A sólo quince minutos de Sogamoso, en el centro de un pequeño valle coloreado de muchos verdes y rodeado de montañas que guardan algunos de los secretos de los Muiscas, se encuentra Iza, antiguo poblado indígena que fue descubierto en 1537 por el capitán San Martín, al mando de Jiménez de Quesada, cuando regresaba de la expedición que encontró las minas de esmeralda de Somondoco y que por razones que se ven a simple vista se denomina “El Nido Verde de Boyacá”.

Además de los paisajes y de la riqueza arquitectónica y urbana heredadas de la colonia, que le dieron la categoría como Bien de Interés Cultural de los colombianos, mediante la Resolución 0617 del 11 de abril de 2002. Iza posee un rico legado cultural intangible que sigue vivo gracias a la apropiación social y a la valoración de las tradiciones por parte de los pobladores. Por esta razón es frecuente escuchar en Iza, historias de Bochica, deidad considerada como el maestro que enseñó a los Muiscas, entre otras cosas, a sembrar y a tejer y quien los salvó de la gran inundación cuando rompió una montaña en dos para que por allí se evacuaran las aguas de la Sabana, creando el salto del Tequendama. También es fácil encontrar construcciones en tapia pisada, adobe y bahareque, así como tejidos, postres y utensilios que mantienen vigentes las técnicas para construir, tejer y cocinar heredadas de tiempos precolombinos y coloniales.

En este interesante y hermoso municipio, cargado de memoria y patrimonio, se llevó a cabo durante la última semana del mes de enero del 2009, el I Encuentro de Caminantes de Boyacá, al que asistieron no sólo grupos del departamento, sino otros que llegaron de diversas regiones del país. Hicieron presencia los caminantes de Barranquilla, con el grupo Senderos del Caribe, los de Antioquia con los grupos Patianchos y Vicentinos, los de Santander con el grupo Rastros y Bogotá con los grupos Senderos y Memoria y Salsipuedes, el grupo de caminantes más antiguo de Colombia.

En este espacio de intercambio de experiencias en torno a la apropiación social y difusión de los patrimonios naturales y culturales que los caminantes recorren a su paso, se presentó el Programa Vigías del Patrimonio Cultural, como una invitación a hacer parte de nuestra Red, conformada por personas que al igual que los caminantes dedican su vida a salvaguardar para las futuras generaciones y a dar a conocer a las actuales, nuestro diverso legado cultural que sustenta las diferentes identidades culturales que conforman nuestro país.

Los caminantes conocieron las acciones emprendidas por la institución educativa Promoción Social de Palermo en el Huila, grupo de Vigías del Patrimonio Cultural, quienes también a través de caminatas descubren y difunden nuevos patrimonios. Este grupo de Vigías, como ellos lo expresan, cuenta piedra a piedra y paso a paso pequeños relatos en torno a los Caminos Reales del departamento, “Muchos no lo saben, otros los han caminado sin intuirlo, pero en Palermo contamos con dos kilómetros de empedrado en buenas condiciones que hacen parte de más de trecientos años de historia y de lo que fue la carretera panamericana del siglo XVIII”.

Así mismo, se dio a conocer los resultados del proyecto de recuperación histórica del Camino Real de Honda a Guaduas, que adelantó el Ministerio de Cultura desde las oficinas asesoras del Bicentenario de las Independencias, Turismo Cultural y las Dirección de Patrimonio, como parte de los atractivos culturales de la Ruta Mutis, cuyo lanzamiento conmemoró los doscientos años de la muerte del sabio, el pasado 11 de septiembre. La investigación, documentación y levantamiento la realizó también un grupo de Vigías del Patrimonio-caminantes que nació del grupo de Vigías de la Universidad Nacional de Colombia.

Los caminantes son grupos conformados por personas de diferentes edades, oficios y lugares de procedencia, que los une “el amor por el país, la recuperación de la identidad nacional y el respeto por la naturaleza, con un comportamiento ecológico” como lo dice el grupo Sal Si Puedes. Esta convicción se ve reflejada en las actividades que los grupos han realizado por el patrimonio, es el caso de Rastros de Santander, que ha impulsado la protección y recuperación de los Caminos Reales del departamento. El grupo, liderado por el arquitecto Gilberto Camargo, quien además es el presidente de la Asociación Colombiana de Caminantes, promovió la creación de la Ordenanza 021 del 2006 “Por la cual se activan los mecanismos jurídicos, administrativos y técnico que permitan desarrollar la política de restauración, construcción, conservación, uso y permanencia de la red de caminos de Santander y se conceden unas consideraciones”, así mismo asumió la defensa de los Caminos Reales, socializando su normativa, difundiendo sus características, resaltando sus valores y registrando cada uno de ellos en un inventario que caminata tras caminata el grupo actualiza. Además, vale la pena resaltar que Santander cuenta con el único Camino Real declarado Bien de Interés Cultural del Ámbito Nacional, el tramo Barichara – Guane del Camino Lengerke, mediante Resolución 0790 del 31 de julio de 1998.

De igual manera el grupo Los Patianchos, con Beatriz Arango a la cabeza, en su labor de defensa y difusión de los Caminos Reales publicó la Guía Camineros desde el Valle de Aburrá “Recuperación de un Trozo de Historia”, en la que se presenta la historia de los caminos de Antioquia y se dan consejos prácticos a los caminantes.

El Encuentro tenía previstas algunas caminatas cargadas de memoria y patrimonio, los expertos recorrieron antiguos senderos indígenas que conducen a la laguna de Tota; otros menos experimentados fuimos a conocer la “Cueva de Bochica” y en el recorrido pasamos páramos, encontramos la vegetación propia de sus clima y descubrimos viviendas campesinas que conservan aún los rastros de las manos de quienes las moldearon, así mismo conocimos la leyenda que cuenta cómo Bochica vivió los últimos años aislado en una cueva de las montañas que rodean Iza, por las bondades curativas de sus aguas termales y dejó grabada las huellas de sus pies en algunas piedras.

Los caminantes son Vigías del Patrimonio por naturaleza, su forma de vida es la defensa y difusión de nuestro legado cultural, están comprometidos con el patrimonio, paso a paso llegan a lugares que pocos tienen el privilegio de conocer, atravesando senderos y caminos que comunican pueblos, que conducen a santuarios naturales y que revelan historias de la construcción de las identidades de nuestro país, de manera respetuosa con el entorno, estos grupos de personas redescubren, difunden y protegen el patrimonio, dando a conocer sus itinerarios invitando a caminarlos y trabajando activamente por su recuperación.

El Programa Vigías del Patrimonio los invita a trabajar en Red, de manera mancomunada por la defensa esta causa común, después del Encuentro 4 grupos de caminantes: Rastros, Patianchos, Senderos y Memoria y Yasuwa, ya se oficializaron y hoy hacen parte de la Red de Vigías del Patrimonio, así mismo el presidente de la Asociación Colombiana de caminantes lanzó una convocatoria nacional para la vinculación de nuevos grupos de caminantes a la red de Vigías.

Durante el mes de junio, Iza albergará de nuevo a los caminantes, en el VIII Encuentro Nacional de Caminantes, nos invitan a conocer el espíritu de nuestras montañas muiscas y los paisajes que fueron testigos de nuestra libertad. En este encuentro, los caminantes harán su juramento como Vigías del Patrimonio y juntos trabajaremos por una causa común Nuestro Patrimonio.