video0

Carnaval del Diablo, en Riosucio, será declarado “Bien de Interés Cultural Nacional”

1,495
twitter twitter EmailCopiar Enlace
Carnaval del Diablo, en Riosucio, será declarado “Bien de Interés Cultural Nacional”
Publicado en Enero 12 de 2006

Bogotá, (SNE).- El Carnaval del Diablo, que se realiza cada dos años en Riosucio, Caldas, será declarado Bien de Interés Cultural de Carácter Nacional, según lo anunció la ministra de Cultura, María Consuelo Araujo Castro.

La ministra Araujo recordó que “el pasado 2 de diciembre el Consejo Nacional de Monumentos, recomendó al Ministerio de Cultura, la declaratoria del Carnaval de Ríosucio como bien de interés cultural, esto quiere decir que empieza a ser parte del patrimonio cultural de la Nación, en la categoría de los bienes inmateriales”.

La declaratoria, agregó la Ministra, es una exaltación en la cual habrá una serie de beneficios desde el punto de vista del apoyo del Ministerio. “Es adicionalmente un compromiso que hacemos, tanto la Nación como el departamento y el municipio, para la protección de este carnaval para las futuras generaciones”, sostuvo.

En marco del evento, la ministra Araujo Castro fue condecorada por el gobernador del departamento, Emilio Echeverri Mejía con la Orden del Centenario del Departamento de Caldas por sus servicios culturales al departamento y al país.

Los adultos, niños y campesinos de Riosucio, sacaron sus trajes típicos del carnaval para darle a la Ministra una pequeña muestra de lo que gana el país con el reconocimiento hecho.

Para los gestores culturales del municipio y el Gobierno Nacional, esta declaración de Bien Cultural Nacional del Carnaval abre el camino para una meta más grande, que el carnaval sea patrimonio de la humanidad.

El coordinador cultural de Ríosucio, Oscar García, está convencido de que ese objetivo se puede lograr ya que se cuenta con el respaldo del Gobierno Nacional y la Secretaría de Cultura de Caldas, a lo que la ministra Araujo agregó,

“El proceso que surtimos durante el año pasado para la declaratoria a nivel nacional es el primer paso, para que una vez ratificada y que entre en vigor la convención sobre patrimonio inmaterial de la Unesco, este carnaval haga parte de la lista indicativa de las manifestaciones del patrimonio oral y material de la humanidad”, concluyó.

El Carnaval del Diablo

El carnaval como expresión cultural tiene su origen en el encuentro de tres mundos, producto del descubrimiento de América: el blanco, el indígena y el negro, de los cuales nace el mestizaje americano.

Desde la conquista los españoles descubrieron los ricos yacimientos en oro de la región del Alto Occidente de Caldas y establecieron allí esclavos traídos de África para su explotación. Fundaron el Real de Minas de Quiebralomo, un poblado localizado muy cerca del área que ocupa actualmente la ciudad de Ríosucio.

La Fiesta de los Reyes Magos era realizada por los pobladores de Real de Minas y le incorporaron elementos de la cultura indígena y africana. Unos indígenas aportaron sus rituales en homenaje a la madre naturaleza.

Este es posiblemente el origen del carnaval, pues su estructura actual se soporta con elementos rituales que representan las tres culturas.

Desde la Fiesta de los Reyes Magos se consolidó como Carnaval de Ríosucio (1915) y su celebración se dispuso como un ritual religioso que debe ser realizado en tres episodios, música, comedia y farsa.

La figura del diablo católico es la transformación del jaguar indígena, pero como su maldad era desconocida para ellos, jamás pudieron aceptar ni entender cómo un ser tan ligado a sus creencias ancestrales, fuera realmente maléfico. Por ello el Diablo del Carnaval es un diablo bueno y parrandero.

De esta forma el Carnaval comienza una nueva etapa en su historia que se debe aprovechar para difundir una de las fiestas más auténticas de Caldas.

“Este es un carnaval que radica en la oralidad, en la tradición de la palabra y por eso es muy interesante ver cómo las cuadrillas van narrando la realidad desde su punto de vista, alrededor de trovas, coplas, decretos, y fue muy interesante, muy emocionante y muy divertido”, puntualizó la ministra Araujo.