Colombia, un destino gastronómico

1,952
twitter twitter EmailCopiar Enlace
Colombia, un destino gastronómico
Publicado en Abril 06 de 2010

Muchas razones por la que un turista decide visitar a Colombia, el encanto de sus playas, la vida nocturna en la capital, su variedad de climas, en fin la diversidad de destinos según el tipo de experiencia que se quiera vivir.

Los amantes de la buena cocina deben saber que hablar de gastronomía colombiana es hablar de comer bien, rodeado de hermosos y exuberantes paisajes mientras se deleita de una fusión de nuevos olores, texturas y sabores.

En Colombia hay diversidad de regiones y cada una cuenta con sus características especiales y por consiguiente sus costumbres culinarias propias, la variación en los platos y las influencias depende de la zona de donde provenga. En Medellín no hay nada mejor que probar una bandeja paisa, el plato típico de los arrieros que se compone de frijoles, carne de res en polvo, arepa, huevo frito, aguacate, arroz blanco, tajadas de plátano maduro y chicarrón de cerdo.

En la costas Pacífica y Atlántica, las recetas a base de pescado y frutos del mar cocinados en leche de coco, fritos o con salsas de frutas exóticas, están en el orden de día, los platos más tradicionales son: el arroz marinero, la sopa de almejas, el sancocho de cangrejo y la jaiba, la sopa marinera, sancocho de sábalo, el arroz con maduro o el caracol guisado. Si se quiere probar algo único el recomendado es mojarra frita acompañada de, arroz con coco y patacón pisao, una receta en la que el plátano verde se corta por partes, se remoja en limón y ajo para se fritarse y alcanzar una textura tostada.

Otra delicia costera son los fritos: las empanadas, las arepas de huevo y las carimañolas, una especie de pastel de yuca con queso costeño o carne molida, en fin comidas pequeñas, perfectas para después de un baño de sol, un desayuno tarde en la mañana o simplemente por darse el gusto.

En la zona Cundinamarca y Boyacá, donde está ubicada Bogota, la oferta de restaurantes gourmet acompañada de una divertida vida nocturna son la gran oferta de una ciudad cosmopolita, allí los diferentes chef desarrollan platos únicos donde la influencia de cada región es visible en la fusión de ingredientes que son para el comensal bocados de mil sensaciones.

La gastronomía tradicional de esta región es rica en sopas y caldos, como el sancocho que se puede preparar con una o varias carnes, plátano, mazorca y papa adobados con cilantro y otras especies, se acompaña con arroz blanco y aguacate. La fritanga es otro plato autóctono de la zona, generalmente se vende en restaurantes ubicados en zonas aledañas a la ciudad y está compuesta por variedad de carnes asadas a la brasa como el chigüiro, carne de res, cerdo, pechuga de pollo y embutidos preparados con recetas heredadas de generación en generación como la morcilla, el chuncullo y la longaniza, variaciones peculiares y deliciosas del chorizo.

Otros platos regionales destacados son el ajiaco santafereño, la lechona tolimense y el mote de queso costeño, la chuleta valluna, el friche de chivo, entre otros.

Otra de las maravillas de la comida Colombiana son sus frutas, debido a su clima tropical y biodiversidad produce frutas deliciosas, en su mayoría consideradas exóticas, que son la base de muchas recetas tanto en platos fuertes como en postres y deliciosos jugos. El lulo, la papaya, el mango, el zapote, la ciruela, la mandarina, la toronja, el litchi, el níspero, la guayaba agria, la guayaba dulce, los melones, la sandia, la pitaya, la curuba, el maracuya, el corozo, y la uchuva son algunas de las frutas que representan una Colombia colorida, alegre y de agradable sabor.

En el Valle del Cauca con el “champús” preparado con maíz trillado, agua, melado de panela, lulo, piña picada, jugo de naranja, astillas de canela, clavos de olor y la ralladura de un cítrico, los turistas podrán saciar su sed con esta refrescante bebida.

En Tolima se toma el masato o bebida de arroz molido con agua, azúcar, astillas de canela y clavos de olor molidos un poco fermentada y los huilenses calman su sed con el boxeador hecho con una botella de leche, papaya partida en trozos, bananos maduros picados, remolacha, miel de abejas, chocolate en polvo, una copa de brandy y azúcar todo bien batido.

Esta variedad culinaria refleja todo un mestizaje de culturas y gustos a través de los siglos, una fiesta sabores imperdible para los amantes de la buena mesa, una manera especial para descubrir Colombia, un país que cada vez se hace más interesante para conocer.

Boletín Electrónico

Correo: