El Claustro San Ignacio: la edificación polifacética

1,261
twitter twitter EmailCopiar Enlace
El Claustro San Ignacio: la edificación polifacética
Publicado en Marzo 07 de 2007

El edificio del Claustro de San Ignacio en Medellín ha tenido cualquier uso posible, su edificación ha servido tanto de monasterio, como de colegio, observatorio atmosférico, estación de policía e inclusive ha funcionado como cárcel. Ahora, después de 12 meses de restauración realizada por la caja de compensación familiar Comfama, el Claustro será utilizado como una unidad de servicios en educación y turismo.

la Recuperación de la edificación, en la que participaron aproximadamente unas 115 personas, tuvo un costo cercano a los 4 mil millones de pesos. La recuperación del Claustro convierte a la manzana comprendida entre la plazuela de San Ignacio y la carrera Girardot y las calles Ayacucho y Pichincha en el eje patrimonial más importante de la ciudad de la eterna primavera.

La edificación, que había sido declarada bien de interés municipal, tiene una fachada de tipo republicano y en su interior se encuentran toda clase de elementos alusivos a la arquitectura neoclásica.

Una de las características más destacadas de la edificación, restaurada por Comfama y declarada Bien de interés municipal, es que su fachada es de estilo Republicano, mientras su interior tiene conceptos arquitectónicos propios del Neoclásico.

La transformación del Claustro incluyó la adecuación de la capilla de los ignacianos para que funcione como auditorio y de muchos otros salones que cambiaron su apariencia presidiaria por la de un centro cultural y turístico, sin dejar perder la esencia de la edificación.

Noticias relacionadas

¿Aceptas nuestra política de Cookies?

Si, acepto