El Dorado se está opacando

1,029
twitter twitter EmailCopiar Enlace
El Dorado se está opacando
Publicado en Julio 27 de 2007

Continúan las dificultades en el proyecto de remodelación del aeropuerto El Dorado de la capital de la república. El concesionario Opaín, al que le fue otorgada la administración del Terminal aéreo durante los próximos 20 años tenía planeado demoler la edificación actual y construir uno en forma de equis que albergara los terminales internacional y nacional.

Pero la Aeronáutica Civil manifestó ayer su inconformidad ante esta propuesta, pues considera que esta variación altera notablemente el diseño que originalmente se había establecido en los pliegos licitatorios. Además, la Aerocivil consideró que atender pasajeros nacionales e internacionales en un mismo Terminal durante temporadas de alto flujo generaría un alto nivel de congestión.

Fernando Sanclemente, Director de la Aerocivil, explicó que con la idea propuesta por Opaín, no se construiría más espacio del que tiene hoy en día el Terminal y su costo adicional sería de 70 millones. El reforzamiento de la edificación actual se calcula en 80 millones de dólares.

Esta inversión adicional representaría otros 15 años extra de concesión para Opaín, es decir, que el concesionario manejaría el aeropuerto durante 35 años. Si Opaín continúa con la idea de demoler la edificación actual, tiene un plazo de 20 días para ajustar los diseños y el precio. Igual plazo tendrá la Aerocivil para aprobar o rechazar la propuesta.

El nuevo Terminal debe ser construido en el mismo lugar, de acuerdo con los pliegos licitatorios. Por su parte, el Gobierno, mantiene la decisión de construir una zona de carga.

Para evitar la congestión vehicular que ocasionaría la construcción por la Avenida 26, el Gobierno invertirá 5 mil 500 millones de pesos para habilitar la vía perimetral, que es la que va por detrás del aeropuerto y cruza el río Bogotá.

El Alcalde de Bogotá, Luís Eduardo Garzón afirmó que el Gobierno acogió las preocupaciones que se tenían y que ahora no tiene reparos al proyecto, porque ahora sí es el aeropuerto “que se merece la ciudad”, afirmó el mandatario capitalino.