La revista Escala celebra su primer año de vida y www.viajaporcolombia.com los felicita

1,038
twitter twitter EmailCopiar Enlace
La revista Escala celebra su primer año de vida y www.viajaporcolombia.com  los felicita
Publicado en Octubre 07 de 2005

Con una edición de lujo en la que particparon 11 grandes plumas del país, la revista Escala de Aerorepública celebra su primer año de vida. Las crónicas de esta publicación están orientadas hacia las once rutas nacionales más importantes de la aerolínea en el país. www.viajaporcolombia.com los felicita y les desea muchos éxitos.

Con un encantador ejercicio periodístico que, una vez más, ratifica la propuesta de esta revista, las plumas de once importantes escritores reconcilian con la Colombia de los colores encendidos, de los sabores inolvidables, de los olores evocadores y de las razones contrastadas, los once destinos de Aerorepública en Colombia.

La escritora Margarita Posada, por ejemplo, muy en “chingue”, reafirmó el “turismo de chancla” en San Andrés; Fernando Quiroz, con los sentidos bien afilados, descifró la vieja nomenclatura cartagenera; Andrés Zambrano, tan santafereño él, redescubrió al Junior, el equipo oficial de Macondo, un domingo en Barranquilla; Eduardo Arias, puntual, lúcido, fotográfico, se enfocó en el viejo centro de la Santa Marta 2005; el manizalita Jaime Andrés Monsalve, inquieto y hambriento, destajó, literalmente, lo mejor de la fauna en Montería; Gonzalo Mallarino, con una nostalgia desgarradora, rebuscó en Medellín la ciudad de su madre muerta; Camilo Durán, imbatible en el humor, interpretó a una Pereira orgullosa de sí misma; Ricardo Silva, con gitana y cabrito al horno, no sólo esculpió a Bucaramanga sino a Girón; el paisa Pascual Gaviria, con la claridad del observador silencioso, dibujó los viejos campanarios de Bogotá desde el nuevo parque Tercer Milenio; Héctor Rincón, otro paisa aguzado, también convirtió la pluma en pincel para plasmar una Cali de vibrante naturaleza; y por último, el bogotanazo Daniel Samper Ospina, tratando se sacarle el cuerpo a Kápax, terminó admirándolo profundamente en la “profunda” Leticia.

Y de postre –¡y qué postre!–, el gran poeta nadaísta Eduardo Escobar nos regaló su más reciente acierto literario, un exquisito cuento inédito, tan suyo, tan bello, tan duro. Una vez más, muchas gracias a todos por semejante celebración del primer aniversario. Por festejar con ESCALA este año cumplido. Un año que se fue volando. Un año volando, y contando...

Noticias relacionadas

Cookies

¿Aceptas nuestra política de Cookies?

Si, acepto